Cómo preparar el biberón

Esta semana, nuestro experto, Pedro Camacho, nos habla de la lactancia con biberón de fórmula de leche infantil y nos ofrece recomendaciones muy útiles para lograrlo.

0
100
El enfermero de Neonatología, Máster en nutrición pediátrica y perinatal, Escritor, Experto en el tratamiento del cólico del lactante, reflujos, problemas de alimentación, llanto y sueño del bebé, fundador de Mi recién nacido #EscueladePadresTalavera, Pedro Camacho, nos ofrece recomendaciones sobre lactancia artificial.
biberón Pedro Camacho

Al dar un biberón al bebé NO estáis haciendo nada malo

 

En una sociedad que visiblemente apuesta por la mujer con una postura más que clara por la igualdad, se me hace extraño detectar “cierta desigualdad” con el tema de la alimentación del recién nacido.

 

Con ello me refiero a que las madres de hoy en día se encuentran en la tesitura y poco más o menos en la obligación de tener que dar el pecho al bebé, porque si no lo hacen, se pueden llegar a plantear la absurda creencia de que son madres poco sacrificadas, madres cómodas o madres que no alimentan correctamente a su bebé.

Todos los sanitarios estamos de acuerdo en que todas las reivindicaciones sobre la alimentación a nivel mundial global rotan entorno a hacer la lactancia materna, pero hemos de saber qué no dar el pecho al bebé, por la circunstancia que sea, no lo estamos envenenando ni lo estamos dando un mal alimento.

 

Al dar un biberón al bebé tenéis que tener claro que NO estáis haciendo nada malo, que únicamente estáis optando por otra forma de alimentación.

 

No suele resultar útil empezar a juzgar dicha elección, calificándola de “buena” o “mala”. El disfrute que produce alimentar a nuestro hijo se mantiene mejor cuando nos damos cuenta de que el biberón es simplemente una opción más a nuestra disposición.

 

El bienestar del bebé

 

Lo he repetido muchas veces en mis post de RRSS y lo habéis podido leer en mi libro Mi recién nacido: La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé, publicado en enero del 2018, “éstas leches cumplen con los parámetros nutricionales que necesita el lactante recién nacido”.

 

Yo pienso que más bien que el bienestar, la salud de nuestros hijos y su buena educación alimentaria depende de lo que hagamos durante toda la vida de nuestros hijos.

 

¿De qué sirve empeñarse férreamente en darle lactancia materna exclusiva “por considerarlo lo mejor”, si inmediata y posteriormente estamos ofreciéndole constantemente bollería industrial  o comida basura, etc? Esto sería incoherente con el estilo de vida que queremos para nuestro hijo. Lee este artículo sobre alimentación saludable para niños.

 

Como nada es permanentemente perfecto en nuestra vida, no tengamos tan estigmatizada a la gente de que no puede, o no quiere dar el pecho a su bebé, por diferentes razones. Si estamos en un mundo de paridad e igualitario, estamos en un mundo de libre elección y ésta debería ser una de ellas.

 

Os recomiendo tocar al bebé, acariciarle, mirarle y hablarle durante la toma del biberón, para evitar convertir el acto de dar el biberón en una simple rutina mecánica.

 

Como cualquier opción de alimentación del bebé recién nacido, tiene sus ventajas y desventajas que a continuación os voy a nombrar.

 

Ventajas de la lactancia artificial

 

• El papá, los abuelos, un miembro de la familia o cualquier persona de nuestra confianza puede darle el biberón. (Os recomiendo que elijáis a alguien que tenga experiencia).

• Sabemos exactamente la cantidad de leche que toma el bebé.

•La leche artificial necesita un poco más de tiempo para digerirse que la leche materna, por lo que el bebe se encontrará más saciado y los periodos entre las tomas pueden ser más largos.

•La mamá no se verá obligada a adaptar su propia alimentación en función de la lactancia.

•Las leches artificiales están fabricadas en condiciones óptimas de esterilidad y cubren con toda seguridad las necesidades nutricionales que el bebé necesita.

• Existe un gran número de composiciones diferentes, y cada una resulta adecuada para atender a una necesidad concreta: intolerancia a la lactosa (Sin Lactosa), regurgitaciones (AR), cólicos del lactante (AC), etc.

 

Desventajas de la lactancia artificial

• La leche artificial carece de propiedades inmunológicas.

• El coste económico es significativo (tanto la leche como los biberones, esterilizadores, etc., cuestan dinero).

• Moverse a cualquier sitio resulta más trabajoso (si hay que salir fuera de casa deberemos cargar con todo el equipo necesario).

 

¿Cada cuánto tiempo toman el biberón?

 

El tiempo que debe transcurrir entre toma y toma no es algo estrictamente establecido.

Lo habitual es tomar cada 3 horas (más o menos), y hacer unas 7 u 8 tomas al día.

 

El bebé dejará claro cuándo quiere comer, y lo hará con alguno de los siguientes recursos: llorará, se meterá los puños en la boca, buscará o succionará el chupete con ansiedad, etc.

 

Cada cuánto toman el biberón va a depender de las necesidades del bebé. Si éste se queda dormido durante la ingesta del biberón y no come suficiente cantidad, se despertará antes, y por lo tanto el tiempo transcurrido entre tomas será menor.

 

Hay que procurar que no se duerman tomando el biberón y que expulsen siempre los gases.

 

Es más común de lo que parece que el bebé se quede dormido durante la toma y por lo tanto ésta se hace eterna. Como se ha quedado dormido, no ha tomado la cantidad suficiente, se despertará antes y existirá un cierto desconcierto con los tiempos.

 

Si os ocurre habitualmente que se queda dormido, procura espabilar al bebé, despejarlo un poco con: caricias, leves cosquillas, ponerle a expulsar los gases, cambiándole el pañal o refrescar un poquito la cara.

 

A continuación, verás como recupera de nuevo el reflejo de succión y toma algo más de cantidad.

 

No es cuestión de cebar al bebé, pero sí de tener en cuenta que lo habitual es tomar lactancia artificial cada 3 horas (más o menos). Tened en cuenta que siempre os hablo aproximadamente, por lo tanto –y salvo por indicación profesional- nunca deberéis forzar al bebé a tomar –sí o sí- una cantidad exacta, ni tampoco a hacerlo en una hora concreta.

 

En las primeras semanas vigilaremos que el bebé esté activo y que vaya ganando peso.

 

¿Cuánto tiempo debería tardar un bebé en tomarse un biberón?

 

No existe un tiempo estipulado como estándar, puesto que depende de lo activo que sea el bebé y también depende claramente de la cantidad.

 

Hay bebés más tranquilos que se lo tomaran con más calma, y en este tipo de bebés hay que evitar que se duerman comiendo.

 

Y existen bebés muy ansiosos que se lo tomarán rápidamente.

 

Pero en cualquier caso (y como generalidad), la toma no debe exceder de unos 15 minutos aproximadamente. Si sobrepasa este tiempo habría que pensar en modificar el agujero de lactancia artificial la tetina o bien en cambiar a otro tipo de tetinas (o tetinas más grandes) y/o probar con otro tipo de biberones.

 

No se consideraría normal que un bebé tarde 30 o 40 minutos en tomarse el biberón. En ese caso pensaremos que algo puede estar fallando: la tetina, el biberón, o la inexperiencia de la persona que lo está alimentando.

 

Como preparar un biberón

 

Con respecto al agua, es conveniente utilizar agua mineral embotellada de mineralización débil o muy débil (con menos de 25mgrs de sodio por litro en el caso de bebés menores de 6 meses).

 

Este tipo de agua no influye en la composición de la leche que se está preparando y además evita un exceso de carga de minerales en los riñones del bebé.

 

Es muy importante la higiene. Antes de preparar el biberón debes lavarte las manos. Evitaremos cualquier pequeña contaminación que pueda ocasionar problemas gástricos al delicado e inmaduro sistema digestivo del bebé.

 

Durante los primeros meses el biberón debe estar esterilizado previamente a la toma.

Técnica 

Rellena de agua hasta la cantidad deseada guiándote por sus marcas.

 

En primavera y verano es conveniente utilizar el agua del tiempo.

 

En otoño e invierno, lo más cómodo es templar el agua del biberón sin la tetina en el microondas durante unos segundos. También puedes calentarla al baño María o en un calienta-biberones.

 

Completa con la leche en polvo.

 

La proporción adecuada (y más común) para la preparación de la leche en polvo es de 1 cacito por cada 30 ml de agua.

 

El cacito de leche en polvo debe ser raso y sin apretar, ya que si pones más cantidad puedes causar problemas digestivos o renales, mientras que si incorporas menos cantidad al bebé le faltaría alimento.

 

Cuando hayas agregado los cacitos de leche cierra el biberón. Pon la rosca con la tetina y la tapa.

 

Agítalo bien para disolver la leche y repartir por igual el calor. Puedes utilizar las manos o un batidor especial para biberones. Después retira la tapa y procede a comprobar la temperatura en tu muñeca.

 

 

¡¡ ATENCIÓN !!

 

NO se deben preparar biberones de 40 ml (con 1 cacito de polvo y un poquito más) o biberones de 70 ml (con 2 cacitos de polvo y un poquito más). Eso NO existe. Se preparan los biberones de 30 ml en 30 ml, es decir solo existen biberones de 30 ml, de 60 ml, de 90 ml, etc. Salvo indicación sanitaria expresa.

 

Afortunadamente, para cualquier duda que te pueda surgir -entre otras consultas- hoy en día existen a tu disposición CONSULTAS ONLINE que desde tu propio domicilio y con un teléfono móvil en mano puedes resolver de manera eficaz y personalizada tu problema o duda concreta.

 

Tienes a tu disposición consultas online creadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá y el bebé en los primeros días y meses de vida.

 

Si necesitas resolver todas las dudas que te surgen cuando tienes a tu recién nacido en tus brazos, todos los meses tienes a tu disposición laEscuela de Padres “Preparación ante el nacimiento” que se celebran en la Clínica Marazuela de Talavera de la Reina (Toledo).

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí