Alicia y la libreta de las emociones

Las  autoras de “Alicia y la libreta de las emociones", Lluvia, Marta e Irene Bustos, nos hablan sobre este libro, cuándo nace, por qué nace y por qué está escrito en cuatro idiomas.   El libro narra la historia de una niña que por no hablar de sus emociones, se las guardó, se hinchó de ellas y se fue a una nube…

0
548
Dibujo de niña leyendo un libro
Portada de “Alicia y la libreta de las emociones”Ed. QVE, ISBN 978-84- 15546-96- 2

¿Cómo nació Alicia?

Marta (M) Alicia nació de la manera más casual, a mí siempre me ha gustado escribir historias. Alicia empezó como una historia más, se la mandé a mis dos hermanas por mail y fue curioso, porque cada una de ellas me contestó, por separado, diciéndome que la otra podría añadir algún elemento a la historia para hacerla más bonita.

Lluvia (LL) La historia era tan visual que invitaba a pensar en imágenes, Irene siempre pintó muy bien, así que según leí la historia pensé que si Irene la ilustraba, ganaría en calidad y acompañaría en imágenes el cuento.

Irene (I) Por aquella época Lluvia trabajaba en una escuela de Educación Infantil de 0 a 3 años. Un día nos contó que los niños de 3 años de su aula llegaron muy nerviosos y enfadados. Ese día se inventó el “juego de los aviones lanza enfados”. Dar herramientas de gestión de emociones a niños de tres años me pareció fantástico, así que hacer un taller de emociones para la historia de Alicia era lo más acertado.

Y así fue como nació Alicia, del dicho al hecho hay un trecho y la idea tuvo que esperar un poco, justo a un momento en el que las tres estábamos sin trabajar, teníamos tiempo, así que nos pusimos a ello, reescribimos, pintamos, perfilamos bien el taller y buscamos editorial.

¿Por qué en cuatro idiomas?

LL.- Por aquella época Irene vivía en Italia y Marta en Francia, así que se nos ocurrió que hacer la edición en versión cuatrilingüe (inglés, francés, italiano y castellano) sería una buena idea.

Del libro a hacer un programa de Inteligencia Emocional (IE) en las aulas.

LL.- Sí, el taller que trae el libro de Alicia es muy sencillo, y pensamos que para los profesionales de la educación sería fácil hacer el taller con los chicos, pero nuestra sorpresa fue cuando nos empezaron a contactar de colegios, AMPAs, asociaciones culturales, etc.  para preguntarnos si podríamos hacer el taller.

Así que para contextualizar el taller narramos la historia de Alicia con una marioneta, y creamos diferentes talleres, adaptados a diferentes edades, a este programa global lo llamamos “Lo que Alicia aprendió en las nubes”

Contarnos un poco más de este programa de IE.

M.- El programa se compone de varias etapas y su objetivo es hacer que alumnos y maestros crezcan en IE. Para el alumnado creamos un programa dividido en 4 partes y adaptado a las diferentes edades, mezclando elementos de cuentoterapia, gamificación, coaching y pedagogía.

Hay una parte específica de formador de formadores para el profesorado, puesto que es muy importante que los profesores que trabajan con niños -que empiezan a adquirir herramientas de IE-  sientan la motivación y las ganas de crecer junto a sus alumnos en Inteligencia Emocional.

I.- El Programa Integro se ha realizado ya en la Escuela Fra-Salimbene en Parma (Italia) y ha sido llevado dos veces, en forma de comunicación oral al I y II Congreso de Inteligencia Emocional y Bienestar en Zaragoza.

De las emociones en Educación dais un salto a las emociones y la Salud.

M.- Mea culpa (risas) Como enfermera, me parecía que dar herramientas de IE en educación era todo un acierto, pero darlas en salud podría tener consecuencias muy favorables, tanto para el personal sanitario, como para los usuarios del sistema de salud. Así que empezamos a “coquetear” con varias ideas, que pudieran aunar salud y emociones.

Y estos coqueteos han sido de lo más productivos…

LL.- Sí, es cierto, Marta empezó a escribir en el Rincón del Cuidador para dar consejos de Inteligencia Emocional a cuidadores. Creamos una formación de Inteligencia Emocional para personal sanitario, mezclando elementos de EPS (Educación para la Salud) coaching y gamificación, y una investigación, avalada por el comité de bioética del Hospital Gregorio Marañón, en la que junto a Silvia Évora, enfermera y Luis Ignacio García, matrona, estamos trabajando actualmente. Así que sí, somos tres mujeres coquetas y productivas (risas)

A la hora de facilitar formaciones tenéis un sello propio, imprimís frescura, y lleváis la teoría al terreno de manera simple y divertida. ¿Cómo hacéis?

I.- Pues la verdad es que si lo intelectualizamos, no sabría decirte, creo que tiene mucho de pasión, de pedagogía y de creer firmemente en lo que hacemos, hay coherencia y eso se nota.  Creo que también ayuda la visión triple, yo vengo del mundo de la empresa, Marta de la sanidad y Lluvia de la educación, cuando creamos un programa cada una tiene una visión propia, una cosa que aportar, y la suma de las partes interactuando es mejor que la suma de las partes solas.

¿Cuál es vuestro próximo proyecto?

M.- Pues seguimos con el proyecto de “Lo que Alicia aprendió en las nubes” en varios colegios de Italia, y Zaragoza. Tenemos una formación de IE para profesorado en Enero en Zaragoza en Ibercaja Obra Social y avalada por la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía.  Algún evento privado de team-building y gamificación destinado a empresas y seguimos colaborando muy estrechamente con Adira formación y su programa de IE para Escuelas Infantiles, y alguna otra cosa que estamos cerrando.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.