¿Cómo se puede prevenir el síndrome del cuidador?

La psicóloga, Amaya Fernández, nos habla sobre cómo podemos prevenir el Síndrome del Cuidador o Síndrome del “Quemado”. 

0
393
prevenir síndrome del cuidador
Ver vídeo de la entrevista
La psicóloga, Amaya Fernández, nos habla sobre cómo podemos prevenir el Síndrome del Cuidador o Síndrome del “Quemado”.

¿Cómo se puede prevenir el síndrome del cuidador?

La mejor prevención del Síndrome del Quemado es cuidarse a uno mismo.

Desde el momento en que se presenta la situación de dependencia y nos planteamos cómo vamos a hacer para atender a nuestro familiar de la mejor manera posible, es necesario también plantearse cómo vamos a hacer para no desatendernos a nosotros mismos.

Quiero puntualizar. No todas las situaciones son iguales.
Un Síndrome del Quemado va a ser más frecuente en las personas que no tienen recursos económicos porque no pueden apoyarse en el recurso que ofrece un centro de día o una residencia, que, en ciertos casos, es la solución ideal para cuidar al familiar.

 

Aquí también es fundamental informarse y formarse sobre la enfermedad a la que te vas a enfrentar como cuidador.

 

Imagínate una persona mayor, una mujer de 75 años que tiene que cuidar a su marido de 80 años con una enfermedad. Si esa persona ya tiene una salud resentida, es más fácil y más probable que llegue a “quemarse”.

 

En este caso, por ejemplo, viene una persona mayor y dice “es que no sabes lo que me hace, me esconde las cosas, lo hace para fastidiarme, antes no me hacía eso”.
La formación es importante de cara a no realizar atribuciones erróneas acerca del comportamiento del enfermo, en este caso, el paciente hace esas cosas porque se está deteriorando su memoria y se olvida donde ha puesto las cosas, se trata de una fase de la enfermedad de Alzheimer.

 

¿Qué mensaje final quieres dejar para quiénes nos siguen?

 

A todas las personas que se encuentren en esta situación, que tengan que atender a un familiar con dependencia, de mayor o menor grado,  que no se descuiden.

 

Para evitar este síndrome hay que cuidarse a sí mismo, dedicando aunque sea un poco de tiempo a cada uno. Pedir ayuda, si no sabe por donde empezar, que para eso también están los profesionales que orientan y que ayudan a que la calidad de vida del cuidador no se resienta.

 

El lema es: “Hay que cuidar, cuidándose”

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.