Me huelen los pies

La podóloga, Inés Palomo, nos habla en este artículo sobre el mal olor de pies o podobrohidrosis, por qué se produce y cómo podemos prevenirlo.

0
354
Olor de pies Fuente: Integra Salud Talavera

El mal olor de pies o podobrohidrosis es un problema causado por la excesiva sudoración (hiperhidrosis), que supera a la fisiológicamente necesaria para regular la temperatura corporal.

Desprende un olor desagradable debido a la descomposición y proliferación bacteriana de los residuos proteicos superficiales de la piel.

Sus causas son diversas: los cambios hormonales y/o metabólicos, el estrés, presencia de hongos, la alimentación e incluso la ingesta de algunos medicamentos, así como enfermedades tales como la obesidad, diabetes mellitus, etc. que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

Para ayudar a resolver este problema aconsejamos:

Lavado de pies diario con jabones ácidos y antisépticos.
Secar los pies muy bien.
Cambio diario de calcetines o medias.
– Uso de calcetines de fibras naturales: algodón, lino, hilo, lana, etc.
– Calzado que permita la transpiración. El calzado de plástico hace que no transpire el pie aumentando la sudoración y la acumulación bacteriana.
Alternar calzados diariamente.
– Uso de sandalias en zonas públicas y húmedas.
– Uso de desodorante para el calzado y el pie.En el caso que con estos consejos no fuese suficiente, debería acudir a un profesional sanitario para que le ponga tratamiento a través de fármacos antibacterianos, antitranspirantes, anhidráticos astringentes, antisépticos y/o fórmulas magistrales.

Se reserva para formas más graves la iontoféresis, los fármacos anti-colinérgicos, y el tratamiento quirúrgico.

Bibliografía

– WHITE, JW. (1986). Treatment of Primary Hyperhidrosis. Clinic Proceedings. Volume 61, Issue 12, Pages 951–956
– Kristina Semkova, Malena Gergovska, Jana Kazandjieva y Nikolai Tsankov. Hyperhidrosis, bromhidrosis, and chromhidrosis: Fold (intertriginous) dermatoses. Clinics in Dermatology. olume 33, Issue 4, July–August 2015, Pages 483–491.
– Noelia Cappellato y Andrés D’ippolito (2010). Actualización: Hiperhidrosis. Evid Act Pract Ambul. 13(1).32-33. – Perera, Eshini y Sinclair, Rodney. La hiperhidrosis y bromhidrosis: Una guía para la evaluación y gestión [en línea]. Australian Family Physician, vol. 42, nº 5: 266-269 (2013)
Giralt de Veciana, E.; Novel Martí, V.; Padrós Sánchez, C.; Marugan de los Bueis, M.; Albiol Ferrer, J.M. (1993). Procesos inflamatorios. El Peu; 52-53 : 36-44
– Cruz, M., Saá, CM., Calvo, A., Henares P., Hernández, LF. y García, G. (2005). Bromhidrosis. Medicina General; 077:591-595.
– Lewis P. Stolman,. TREATMENT OF HYPERHIDROSIS. Dermatologic Clinics. Volume 16, Issue 4, 1 October 1998, Pages 863–869

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.