Me huelen los pies

La podóloga, Inés Palomo, nos habla en este artículo sobre el mal olor de pies o podobrohidrosis, por qué se produce y cómo podemos prevenirlo.

0
290
Olor de pies Fuente: Integra Salud Talavera

El mal olor de pies o podobrohidrosis es un problema causado por la excesiva sudoración (hiperhidrosis), que supera a la fisiológicamente necesaria para regular la temperatura corporal.

Desprende un olor desagradable debido a la descomposición y proliferación bacteriana de los residuos proteicos superficiales de la piel.

Sus causas son diversas: los cambios hormonales y/o metabólicos, el estrés, presencia de hongos, la alimentación e incluso la ingesta de algunos medicamentos, así como enfermedades tales como la obesidad, diabetes mellitus, etc. que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

Para ayudar a resolver este problema aconsejamos:

Lavado de pies diario con jabones ácidos y antisépticos.
Secar los pies muy bien.
Cambio diario de calcetines o medias.
– Uso de calcetines de fibras naturales: algodón, lino, hilo, lana, etc.
– Calzado que permita la transpiración. El calzado de plástico hace que no transpire el pie aumentando la sudoración y la acumulación bacteriana.
Alternar calzados diariamente.
– Uso de sandalias en zonas públicas y húmedas.
– Uso de desodorante para el calzado y el pie.En el caso que con estos consejos no fuese suficiente, debería acudir a un profesional sanitario para que le ponga tratamiento a través de fármacos antibacterianos, antitranspirantes, anhidráticos astringentes, antisépticos y/o fórmulas magistrales.

Se reserva para formas más graves la iontoféresis, los fármacos anti-colinérgicos, y el tratamiento quirúrgico.

Bibliografía

– WHITE, JW. (1986). Treatment of Primary Hyperhidrosis. Clinic Proceedings. Volume 61, Issue 12, Pages 951–956
– Kristina Semkova, Malena Gergovska, Jana Kazandjieva y Nikolai Tsankov. Hyperhidrosis, bromhidrosis, and chromhidrosis: Fold (intertriginous) dermatoses. Clinics in Dermatology. olume 33, Issue 4, July–August 2015, Pages 483–491.
– Noelia Cappellato y Andrés D’ippolito (2010). Actualización: Hiperhidrosis. Evid Act Pract Ambul. 13(1).32-33. – Perera, Eshini y Sinclair, Rodney. La hiperhidrosis y bromhidrosis: Una guía para la evaluación y gestión [en línea]. Australian Family Physician, vol. 42, nº 5: 266-269 (2013)
Giralt de Veciana, E.; Novel Martí, V.; Padrós Sánchez, C.; Marugan de los Bueis, M.; Albiol Ferrer, J.M. (1993). Procesos inflamatorios. El Peu; 52-53 : 36-44
– Cruz, M., Saá, CM., Calvo, A., Henares P., Hernández, LF. y García, G. (2005). Bromhidrosis. Medicina General; 077:591-595.
– Lewis P. Stolman,. TREATMENT OF HYPERHIDROSIS. Dermatologic Clinics. Volume 16, Issue 4, 1 October 1998, Pages 863–869

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí