¿Cuándo recurrir a fisioterapia respiratoria en pediatría?

La fisioterapeuta, Ana Isabel Fraile, nos habla sobre la fisioterapia respiratoria cuándo se debe acudir y cuándo no a una consulta de fisioterapia respiratoria. Explica la utilidad de aprender a observar, con ayuda siempre de profesionales sanitarios, cómo se encuentra el paciente y ofrece consejos antes de acudir a la sesión.

0
543
Mono con máscara de inhalación
Mono con máscara de inhalación . Fuente: Myriams-Fotos

Cuando el niño se encuentra en un estado patológico respiratorio reversible, es decir, susceptible a cambios y siempre que no se encuentren condiciones que contraindiquen el tratamiento está bien acudir a un fisioterapeuta. Algunos ejemplos: bronquiolitis, fibrosis quística, asma etc.

¿Qué se considera una contraindicación? 

Toda situación aguda e inestable no controlada. Por ejemplo: gran dolor y/o fiebre, enfermedades infecciosas, alteraciones cardiovasculares inestables, hipertensión pulmonar, hemorragia o hemoptisis, edema pulmonar, neumotórax y estado asmático agudo, entre otros.

Es importante contar con el consentimiento médico al respecto (siempre que sea posible) y facilitar la comunicación entre los profesionales que atienden al paciente.

Es posible que algunos desconfíen de la fisioterapia respiratoria por desconocimiento o alguna mala experiencia. De modo que es esencial aclarar todas las dudas que surjan, tanto a la familia como al resto de profesionales.

Qué observar en nuestros hijos:

¿Qué color tiene la piel? ¿Ventila (inspiración y espiración) por la nariz, por la boca, por ambas? Cuando inspira, ¿el abdomen se hincha o entra hacia dentro?¿Qué sonidos se escuchan cuando ventila? ¿Cómo es la tos, en caso de que aparezca? ¿Come bien? ¿Duerme bien? ¿Cómo es la mucosidad?

Saber las respuestas de estas preguntas puede facilitar la actuación sanitaria. De todos modos, los profesionales realizarán la valoración correspondiente dentro de su ámbito de actuación en el momento de la consulta.

Por último, unos consejos antes de acudir a una sesión de fisioterapia respiratoria infantil:

– No tener fiebre ni estar en situación de contraindicación;
– Haber comido alrededor de dos horas antes;
– Si está utilizando nebulización, si es posible, aplicar media hora antes de la sesión.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.