Corazón: Emperador de nuestro cuerpo

En ocasión del 23 de septiembre, Día Mundial del Corazón,  la Dra. Nathalie Orens nos explica cómo entiende la Medicina Tradicional China este órgano.

0
819
En ocasión del 23 de septiembre, Día Mundial del Corazón,  la Dra. Nathalie Orens nos explica cómo entiende la Medicina Tradicional China este órgano.

¿Qué es el corazón?

Anatómicamente, sabemos que el Corazón bombea la sangre al resto del cuerpo y está en conexión íntima con los Pulmones. También sabemos que está rodeado de una membrana que se denomina Pericardio, su protector.
La Medicina Tradicional China habla del Corazón y dice que este viene siendo el Emperador de de nuestro cuerpo, el manda-más. Su Qi (Energía) es el motor  de la circulación sanguínea; comanda la Sangre y la circulación.
Si ese Qi es suficiente, la Sangre llegará a toda la economía corporal. Si no lo es, se producirán isquemias por falta de riego sanguíneo o, si está en exceso, podrá producir trombos o roturas vasculares.
El Corazón controla la actividad mental. En él mora el Shen (Espíritu, Conciencia, actividad mental, emociones). Este es alimentado por la Sangre, por lo que las dolencias cardíacas alteran el Shen y el Shen alterado puede dañar al Corazón.
¿Un ejemplo? Un fenómeno muy común es el  paciente que se deprime posteriormente a un infarto de miocardio. A su vez, un estrés importante puede causar un infarto.

¿Habéis notado que cuando una persona está con un pico de tensión arterial se le pone roja la cara?

Es que el Corazón se refleja en la cara, esto podría indicar patología por Fuego. Si está pálida, puede ser por insuficiencia.
Lo mismo sucede con la lengua; su color nos puede dar información del estado del Corazón,  valorar su funcionalidad y ver si se encuentra dentro de la normalidad, demasiado pleno o demasiado vacío.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro Corazón?

1) El Corazón se afecta por el estrés. Debemos dedicar 30 minutos diarios a desestresarnos. Si puedes más tiempo, mejor, pero que esos 30 minutos no te los quite nadie. Siéntate, respira hondo inspirando por la nariz, aguanta 3 segundos y sácalo por la boca. Repite hasta 5 veces. Hazlo lentamente. Esto refuerza el Qi de los Pulmones que ayudará a mover la Sangre.
2) Practica un deporte, si está dentro de tus posibilidades. No debes ir todos los días, ni matarte en el gimnasio, eso desgasta el Qi. Si lo haces moderadamente, te verás más y mejor beneficiado.
3) El Corazón necesita de la Sangre. Esta requiere la intervención de otros órganos como los Pulmones, el Hígado, el Bazo y los Riñones.  Respira y aliméntate bien. Pierde peso si es que lo necesitas y no llegues a la extenuación al final del día. ¡Los excesos no son buenos!

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.